Se va Latam y llegan camiones con plata negra

11:53 | En medio de la pandemia, dos noticias movilizaron a distintos estratos del gobierno. Aunque no incomodaron a todos.

En medio de la montaña rusa que impone la pandemia -subida empinada de casos positivos, bajada pronunciada de la economía, subida vertiginosa de delitos violentos, bajada del humor social en la cuarentena eterna- acaban de colarse dos noticias que incomodaron a algunos estratos del gobierno: se va Latam y llegan camiones con plata negra.

La compañía aérea deja de operar en el país los vuelos de cabotaje y agita varios fantasmas simultáneos: primero la crisis; segundo el largo historial de destrato de Cristina Kirchner, quien siempre la vio como un escollo para la expansión de Aerolíneas (un escollo ficticio, porque de todos modos Aerolíneas vuela las rutas de Latam y nunca quiso ni pudo aumentar las frecuencias); tercero, un nuevo frente de trabajadores ante la amenaza real del desempleo y, cuarto, un dolor de cabeza en la estrategia de recuperación de la economía pospandemia, si uno de los caballos de tiro que podría ponerse a trotar en ese momento fuera el turismo y su rápido ingreso de dólares cash.

"Nos pega fuerte en la conectividad y eso es esencial para cualquier estrategia de arrancar fuerte con el turismo. Es un golpazo, justo cuando el sector trabajaba para alargar la estadía promedio de los visitantes cuando pasara la pandemia", se lamentaba ayer una fuente que trabaja activamente en el rubro.

Latam operaba una docena de destinos entre los que están las principales atracciones turísticas argentinas: Cataratas, Salta, Mendoza, Bariloche, El Calafate y Ushuaia, entre otras. 

La empresa venía golpeada por la crisis global de las aerolíneas en la pandemia, pero hicieron trascender que buscaron una ayuda local que nunca llegó. Lo pusieron entre líneas en el comunicado de la empresa, cuando mencionaron "dificultad" para "generar los acuerdos necesarios para enfrentar la situación".

A las 11 de la mañana -dos horas antes de que la noticia se hiciera pública-, Cristina había retuiteado un mensaje publicitario de Aerolíneas Argentinas. Se pareció demasiado a un festejo.

Casi a la misma hora, la interventora de la Agencia Federal de Inteligencia (la ex SIDE), Cristina Caamaño, visitaba a la ministra de Seguridad Sabina Frederic en su Ministerio. El anuncio oficial hablaba de "articular trabajos en conjunto".

De lo que hablaron fue de la preocupación compartida por una primicia de Clarín: camiones que transportaban azúcar o cerámicas que, sin embargo, llevaban otra carga secreta en la cabina. Millones de pesos en efectivo, dentro de enigmáticos sobres de papel madera rotulados con iniciales, apodos o nombres de empresas cuya existencia aún no se confirmó.

En la detención de cuatro camiones y un colectivo de línea aparecieron el mismo tipo de sobres con 33 millones de pesos. Todos fueron descubiertos en apenas ocho días y en la misma ruta nacional 34, que une la frontera con Bolivia con la circunvalación a Rosario y es considerada desde hace décadas la ruta de la cocaína.

Las preguntas se disparan solas: si en controles aleatorios de Gendarmería en la ruta apareció una fortuna en efectivo en cinco vehículos, ¿cuántos más pasaron sin ser detectados? ¿Por qué cuatro de esos cinco controles fueron efectivos en Santiago del Estero cuando habían pasado varios más en Jujuy, Salta y Tucumán sin ser descubiertos? ¿De dónde y hacia quiénes iba el dinero?

El juez federal de Santiago del Estero trabaja en la hipótesis de plata negra que viajaba a Buenos Aires para ser invertida en dólares paralelos o blanqueada en la compra de propiedades o vehículos cero kilómetro. Una posibilidad es que sea de los narcos que la habían recibido como pago en Bolivia y no pudieron convertirla ni sacarla de allí por la pandemia, que estos días castiga fuerte a ese país, y entonces la "retornaron".

Otras fuentes hablaban de empresarios con actividad "en negro" en Bolivia o Paraguay. Otras, de plata "de la política", quizá como retornos de origen y destino impreciso. El juez dijo que una de sus hipótesis era "cohecho". O sea, coimas.

El fiscal agregó una hipótesis más: pagos del mercado negro de ropa mayorista que se compra en Buenos Aires o el conurbano y se vende en las provincias del norte. Una enorme ruta "hormiga" de la economía informal que busca sobrevivir en la pandemia con aceitados sistemas de evasión fiscal.

Los camioneros ni siquiera quedaron detenidos. El transporte de dinero negro -si se niega conocer el contenido de los paquetes, su origen y su destino final-, es una infracción menor.

Comentarios
Por favor ingrese los caracteres de la imagen
InicioNoticiasComisionesLegisladoresArchivoLinksEn vivoConcejo DeliberanteContacto

www.sobretablas.com 2009 - 2020 | Todos los derechos reservados | Periodismo legislativo - Provincia de Corrientes - Argentina

NEWSLETTER