El futuro de la relación entre Argentina y Brasil, un tema sensible

19:27 | ¿Será Brasil el encargado de abrir la economía argentina a la competencia externa?
La pregunta parece extemporánea en tiempos de negociación de la deuda, de riesgo de default de un bono bonaerense con ley extranjera y cuando cobra temperatura la definición del aumento para los jubilados que, todo indica, será de una suma fija que beneficiará a los haberes mínimos y relegará a los restantes. Pero la respuesta será decisiva para el futuro de la industria y las exportaciones argentinas.



Días atrás un experto de primer nivel en comercio exterior encendió el interés de un directivo automotriz diciéndole: "Fijate que finalmente va a ser la cancillería brasileña la que determinará el futuro de la producción de autos argentinos".



Se refería a que, antes de mediados de año, el principal socio comercial del país decidiría de la mano de Jair Bolsonaro la reducción del arancel externo común del Mercosur, lo que implicaría abrir a una mayor competencia a los productos manufacturados de la región.



El tema es muy sensible para el gobierno argentino, además, porque Brasil ya contaría con apoyo de Uruguay y Paraguay para avanzar con la rebaja arancelaria. La Argentina no opina aún sobre el tema pero la política oficial se presenta más encaminada a lo que se conoce como "proteger" a la industrial que a la idea de aumentar la competitividad del sector manufacturero.



Si baja el arancel externo común, el Mercosur podrá comprar algunos productos más baratos que a los de sus socios comerciales y ahí está el punto más sensible.



Un informe reciente de Marcelo Elizondo, director de la Consultora DNI, pone el foco en la respuesta a una pregunta clave: ¿es posible que Argentina y Brasil tengan en el futuro inminente una agenda diferente uno de otro? "Hay una agenda de Brasil en relación al Mercosur que pone a la Argentina ante desafios: flexibilización del Mercosur, reducción del arancel externo común, acercamiento a Estados Unidos, apertura de la economía y aprobación del acuerdo Mercosur-Unión Europea", reflexiona.



Tanto Elizondo como funcionarios de carrera de la Cancillería que siguen estos temas destacan un punto sensible: la clase política brasileña está totalmente embarcada hacia una política de apertura económica.



Sólo para tener una magnitud del desafio valen dos datos: el 16% de las exportaciones argentinas tiene como destino Brasil y el 27% de las importaciones de nuestro país provienen del principal socio comercial. Un país que al que aún no visitó como presidente Alberto Fernández cuando ya lleva poco más de un mes en la presidencia.



Tema sensible que en estos días aparece escondido detrás del humo de expectativas que genera el comienzo de la negociación en serio de la deuda pública argentina. Un verano claramente diferente.
Comentarios
Por favor ingrese los caracteres de la imagen
InicioNoticiasComisionesLegisladoresArchivoLinksEn vivoConcejo DeliberanteContacto

www.sobretablas.com 2009 - 2020 | Todos los derechos reservados | Periodismo legislativo - Provincia de Corrientes - Argentina

NEWSLETTER