En un punto de quiebre histórico, no es momento para distraerse

10:57 | El pasado nos muestra que la provincia dejó escapar ocasiones que pudieron cambiar el rumbo. No hay que repetir esos errores.
El go­ber­na­dor Gus­ta­vo Val­dés des­cen­dió del avión lue­go de un ex­ten­so via­je des­de Chi­na don­de de­sa­rro­lló una lar­ga vi­si­ta ins­ti­tu­cio­nal. El ob­je­ti­vo: abrir mer­ca­dos y atra­er in­ver­sio­nes. Y mien­tras el Man­da­ta­rio de­li­ne­a­ba en un bo­rra­dor la ex­po­si­ción en la que na­rra­ría de qué se tra­tó el pe­ri­plo en el gi­gan­te asiá­ti­co, la no­ti­cia del acuer­do en­tre el MER­CO­SUR y la Unión Eu­ro­pea ga­nó los ti­tu­la­res de los dia­rios. Ello sig­ni­fi­ca una gran opor­tu­ni­dad pe­ro que pue­de ser un bo­o­me­rang si no nos vol­ve­mos com­pe­ti­ti­vos. Sin em­bar­go, la mi­ra­da de nues­tros po­lí­ti­cos pa­re­ce cen­tra­da en la cam­pa­ña pre­si­den­cial. Y la de los ciu­da­da­nos se mues­tra dis­tra­í­da por la ca­í­da mun­dial de las re­des so­cia­les y la de­rro­ta de la Se­lec­ción Ar­gen­ti­na de fút­bol a ma­nos de Bra­sil. Oja­lá no per­da­mos la opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca por de­sa­ten­tos. Al­gu­na vez a los co­rren­ti­nos nos pa­só con Yacy­re­tá.
“En Chi­na vi­si­ta­mos pro­vin­cias”, di­jo Val­dés. Ca­da una de ellas es equi­va­len­te en po­bla­ción a la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na. “Ne­ce­si­tan de nues­tra car­ne”, ar­gu­men­tó Jor­ge Va­ra, mi­nis­tro de Pro­duc­ción de Co­rrien­tes. Te­ne­mos las va­cas y ellos tie­nen la ne­ce­si­dad de com­prar­las. ¿Qué pue­de sa­lir mal?
Pa­ra que los acuer­dos pros­pe­ren, lo pri­me­ro ne­ce­sa­rio, im­pres­cin­di­ble, es la ac­ti­tud del sec­tor pri­va­do: de los pro­duc­to­res con su ma­te­ria pri­ma y de los em­pre­sa­rios con sus in­ver­sio­nes en las siem­pre im­pe­rio­sas in­dus­trias.
Lo se­gun­do, tan ur­gen­te co­mo lo pri­me­ro, es el Es­ta­do. Val­dés ya dio so­bra­dos ejem­plos de que pre­ten­de un Go­bier­no de de­sa­rro­llo y cre­ci­mien­to. Pe­ro pa­ra ello se­rán in­dis­pen­sa­bles in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ra que, en mu­chí­si­mos ca­sos, es­tán por en­ci­ma de las po­si­bi­li­da­des pre­su­pues­ta­rias de la Pro­vin­cia. Y que tam­po­co son de su com­pe­ten­cia, su cons­truc­ción o im­ple­men­ta­ción: puer­tos, fe­rro­ca­rri­les, ru­tas, ener­gí­a. ¿Ha­ce cuán­to se ha­bla de lo mis­mo? En el kirch­ne­ris­mo, Co­rrien­tes es­tu­vo di­rec­ta­men­te bo­rra­do del ma­pa ar­gen­ti­no; con Mau­ri­cio Ma­cri, las obras lle­ga­ron en cá­ma­ra len­ta.
En es­te pun­to no hay que ol­vi­dar de as­pec­tos im­por­tan­tí­si­mos co­mo el de equi­li­brar -­ de una vez por to­das -­ las fi­nan­zas na­cio­na­les. Cla­ro es­tá, sin que ello im­pli­que aplas­tar y pi­so­te­ar del to­do al sec­tor pri­va­do con un sis­te­ma im­po­si­ti­vo que hoy ya es vo­raz y que só­lo se ex­pli­ca en la ne­ce­si­dad de con­tar con re­cur­sos pa­ra sos­te­ner a la mi­tad im­pro­duc­ti­va del pa­ís.
Por su­pues­to, en es­te apar­ta­do hay mu­cho por de­sa­rro­llar: eli­mi­nar la bu­ro­cra­cia es­ta­tal, fa­ci­li­tar las tran­sac­cio­nes y, por su­pues­to, el más im­por­tan­te de to­dos: des­te­rrar la co­rrup­ción (me­nu­da ta­re­a, muy fá­cil de de­cir, ca­si im­po­si­ble de eje­cu­tar).
Lo ter­ce­ro: la mo­der­ni­za­ción de las le­yes la­bo­ra­les. Mien­tras des­de la opo­si­ción kirch­ne­ris­ta y los gor­dos sin­di­ca­lis­tas se lle­nan la bo­ca al ha­blar de “fle­xi­bi­li­za­ción” o “pre­ca­ri­za­ción”, lo cier­to es que uno se sien­ta a to­mar ma­te en la cos­ta­ne­ra y ve có­mo ca­si to­dos los bar­cos que de­san­dan el Pa­ra­ná tie­nen ban­de­ra pa­ra­gua­ya (el ve­ci­no pa­ís cuen­ta con la ter­ce­ra ma­yor flo­ta flu­vial de em­bar­ca­cio­nes a ni­vel mun­dial des­pués de Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na y la ma­yor de Su­da­mé­ri­ca). Y en ello tie­ne mu­cho que ver que nin­gún em­pre­sa­rio na­val, en su sa­no jui­cio, quie­re te­ner em­ple­a­dos ba­jo la ac­tual le­gis­la­ción ar­gen­ti­na.
No es mo­men­to de per­der el tiem­po con la­men­tos por­que el VAR no le dio dos pe­na­les a Ar­gen­ti­na en la de­rro­ta en el clá­si­co con Bra­sil. Tam­po­co pa­ra mi­rar al cie­lo por ho­ras por­que la lu­na ta­pó al sol. O la­men­tán­do­se por­que Fa­ce­bo­ok no fun­cio­nó o no se pu­die­ron ba­jar las fo­tos del What­sApp. Mu­cho me­nos pa­ra pres­tar­le aten­ción a fu­la­no o men­ga­no eno­ja­do o con­ten­to por­que su lis­ta a di­pu­ta­dos na­cio­na­les va o no con la bo­le­ta pre­si­den­cial pa­ra las elec­cio­nes PA­SO de agos­to.
Es­te es un mo­men­to úni­co. Irre­pe­ti­ble. Nues­tros go­ber­nan­tes y le­gis­la­do­res de­ben po­ner el ca­ba­llo de­lan­te del ca­rro y em­pu­jar jun­tos. No­so­tros, los go­ber­na­dos, ne­ce­si­ta­mos es­tar más aten­tos a ca­da una de las opor­tu­ni­da­des que te­ne­mos en nues­tras na­ri­ces.
O, si no, con­ti­nua­re­mos sien­do ese Nor­te tan­tas ve­ces pos­ter­ga­do. Esa pro­vin­cia que se que­da sin ener­gía eléc­tri­ca cuan­do tie­ne en sus aguas la re­pre­sa más im­por­tan­te del pa­ís. Y pa­ra mues­tra bas­ta un bo­tón: la pri­me­ra de las 20 tur­bi­nas de Yacy­re­tá fue pues­ta en ser­vi­cio en ju­nio de 1994 y la úl­ti­ma en agos­to de 1998; pe­ro la elec­tri­ci­dad a la is­la Api­pé, a ti­ro de pie­dra del co­lo­so de ce­men­to, re­cién lle­gó en fe­bre­ro de 2010. Una ver­güen­za. Que no nos vuel­va a ocu­rrir.
Comentarios
Por favor ingrese los caracteres de la imagen
InicioNoticiasComisionesLegisladoresArchivoLinksEn vivoConcejo DeliberanteContacto

www.sobretablas.com 2009 - 2019 | Todos los derechos reservados | Periodismo legislativo - Provincia de Corrientes - Argentina

NEWSLETTER