Exportaciones: una carta que se queda corta

14:56 | Dólares y actividad económica en tiempos de escasez, detrás de la apuesta a las ventas al exterior.
Instrumento doble propósito, falta de buenas noticias económicas, el Gobierno ha hecho una apuesta fuerte a las exportaciones en este 2019. Primero, con la idea de apuntalar la actividad o de amortiguar su caída, durante otro año que no viene fácil. Y al mismo tiempo, pensando en las divisas de las llamadas genuinas que pueden aportarles a un país que anda muy escaso de divisas.

Vale recordar: “Crecimiento 2019 liderado por las exportaciones”, se lee en un programa financiero del Ministerio de Hacienda. Ahí está previsto que aumenten 16,3%, con lo cual escalarían a US$ 71.700 millones, el mayor registro de los últimos cinco años aunque todavía lejos del récord de US$ 83.000 millones alcanzado en 2011. O sea, hace ocho años o el tiempo cuando, a 500 dólares la tonelada, todavía relucía el súper precio de la soja. Hoy ronda los 340, que no es una mala cotización pero está un 32% abajo.

Divisas de nuevo: contra importaciones que retrocederían a US$ 63.670 millones, las ventas al exterior empujarían un superávit comercial próximo a US$ 8.000 millones. Y así se redondearía una diferencia a favor de US$ 11.800 millones, agregándole a la cuenta el déficit del año pasado.

Lo del “crecimiento liderado por las exportaciones” es en realidad crecimiento cero, según señala uno de los cuadros que acompañan a la leyenda. Aún modesto, luce a pronóstico demasiado ambicioso para buena parte de los consultores.

El informe adjudica una baja del 0,9% al consumo privado, la segunda anual consecutiva de una variable que representa alrededor del 70% del PBI. Algunas consultoras han calculado 1,4% negativo, después de un primer y un segundo trimestres decididamente pobres o de un nuevo repliegue del salario real.

Otro dato del programa oficial canta caída nada menos que del 10,5% en la inversión. Será más de lo mismo y a gran escala, justo por donde pasa el desarrollo sustentable de los países: el último número del INDEC anotó un bajón del 11% durante el tercer trimestre de 2018. Sobre llovido mojado.

La tanda de retrocesos sigue con las obras públicas, muy golpeadas por el ajuste fiscal, y con las importaciones, muy golpeadas por la recesión. Final de este tramo: el Ministerio de Hacienda ve crecimiento cero y la mayor parte de los analistas, caídas del 1 al 1,4% y por lo tanto otro año recesivo.

Está claro que las exportaciones ayudarán a un lado y al otro, pero sólo fogoneadas por el tipo de cambio alto y competitivo. O competitivo a medias. Hay por delante un montón de obstáculos que descolocan actividades e iniciativas, como son los costos de producción, el enorme déficit de infraestructura ahora sacudido por el ajuste, la falta de inversión privada y el fatigado corto plazo.

De cosa semejantes habla la caída de las ventas argentinas al Mercosur: 39% entre 2013 y 2017, en apenas cuatro años. Y también de que la lista se extienda a Colombia, Chile, Perú y Bolivia.

Esto quiere decir que el país está perdiendo frente a otros competidores en lugares en los que no debiera perder: en mercados cercanos, accesibles y siempre útiles para que las pymes ensayen sus primeras experiencias.

Otra: la cantidad de empresas argentinas exportadoras se ha reducido estos años a unas 5.700, la cifra más baja desde 2004. En México operan 30.000 y 20.000 en Brasil y, según puede advertirse, no se trata únicamente de dimensiones de las economías.
Comentarios
Por favor ingrese los caracteres de la imagen
InicioNoticiasComisionesLegisladoresArchivoLinksEn vivoConcejo DeliberanteContacto

www.sobretablas.com 2009 - 2019 | Todos los derechos reservados | Periodismo legislativo - Provincia de Corrientes - Argentina

NEWSLETTER