Un año electoral, con la economía sujeta a las fluctuaciones financieras

10:49 | Hacer el ajuste tres años después generó un elevado costo político. Quedará la duda sobre la viabilidad política de hacerlo antes, al asumir.
El 2018 quedará en los libros de historia como un año más entre tantos otros de deterioro económico. El PBI habrá caído algo más que 2%, y la tasa de inflación superará el 45% (la más alta luego de la hiperinflación de comienzos de los noventa). Así, el país quedará nuevamente al límite de acumular una segunda “década perdida”.

Posiblemente pasen más desapercibidas las perspectivas positivas que había cuando arrancó ese año. A fines del 2017 Argentina crecía a un ritmo superior al 4 %, y gracias a ello en el segundo trimestre del 2018 se alcanzó el nivel de producción total más alto en toda la historia (aunque en términos per cápita todavía estaba lejos del máximo alcanzado en 2011).

¿Qué fue lo que nos llevó una vez más de la “ilusión al desencanto”, parafraseando a un muy buen libro de historia económica?

A pesar de las buenas perspectivas, el gran desafío del año 2018 era el sector externo. Como la demanda doméstica crecía a un ritmo superior al de la producción, el déficit de la cuenta corriente se acrecentaba. Esta dinámica se vio profundizada por el fuerte impacto de la sequía sobre el sector agropecuario que lastimó la producción y el ingreso de divisas. A igual nivel de gasto, el menor ingreso requería un mayor financiamiento externo.

A este contexto se le sumaron factores externos y domésticos que terminaron de conjugar la actual crisis. Desde fines de 2017 la suba de la tasa de interés internacional, la apreciación del dólar y la caída del precio de las materias primas, endurecieron el contexto internacional y redujeron la capacidad de endeudamiento de Argentina.

En el plano doméstico también hemos cometido errores severos: se despertaron dudas sobre la gobernabilidad y la independencia del BCRA cuando se implementaron cambios en la fórmula del ajuste previsional y en las metas de inflación; las peleas dentro de la coalición gobernante dejaron en evidencia que no había un consenso generalizado sobre la política tarifaria y ni siquiera sobre la necesidad de reducir los subsidios; se impuso un impuesto a la renta financiera que en la práctica representaba un cambio en las reglas de juego; y el BCRA, que primero había llevado su balance a un frágil equilibrio entre activos y pasivos, luego tuvo un comportamiento errático de intervención en el mercado de cambios cuando comenzó la corrida.

Concretamente, todos estos factores terminaron modificando la tasa de retorno necesaria para invertir en Argentina: nos volvimos más riesgosos. La consecuencia inmediata fue la reversión de flujo de capitales, y el fuerte ajuste en la demanda agregada doméstica que esto generaba. Fue la caída de la demanda lo que ayudó finalmente a comprimir el desequilibrio externo (cayó la demanda de productos importados y se generaron tibios excedentes exportables), a costa de una significativa recesión económica.

Quizás el mayor error de política económica de la actual administración fue suponer que habría acceso ilimitado a los mercados de capitales internacionales, y que el crecimiento económico evitaría los costos del proceso de ajuste de los desequilibrios macroeconómicos. El tiempo terminó demostrando que la corrección gradual de los enormes desbarajustes heredados puso en riesgo todo el programa económico cuando se cortó el financiamiento, no evitó el ajuste – que hubo que hacerlo de todas formas, pero de una manera más desordenada–, y para peor, hacerlo 3 años después de haber asumido, generó un elevado costo político. Quedará siempre la duda sobre cuál era la viabilidad política de hacer lo correcto al momento de asumir.

El año 2019 encontrará a la economía argentina con gran parte de sus desequilibrios macroeconómicos corregidos, quizás más por falta de financiamiento que por convicción.
Comentarios
Por favor ingrese los caracteres de la imagen
InicioNoticiasComisionesLegisladoresArchivoLinksEn vivoConcejo DeliberanteContacto

www.sobretablas.com 2009 - 2019 | Todos los derechos reservados | Periodismo legislativo - Provincia de Corrientes - Argentina

NEWSLETTER